¿Qué debo comer si tengo gripe?

 

Esta mañana te has levantado un poco raro.

 

Te duelen hasta las pestañas.

Casi no puedes levantarte de la cama.

 

Has ido a trabajar y por poco no aguantas hasta el final de la mañana. Tus compañeros te miran con cara de “No te acerques que contagias” “Tú allí lejos, que me lo pegas”

Tu imagen en el espejo te dice: ”Gripe. Esto tiene que ser la gripe.”

 

En la farmacia te lo terminan de confirmar: fiebre, dolor de huesos, la cabeza te explota, mocos, escalofríos. En fin: es gripe.

 

Estás hecho una pena.

 

Solución: 7 días con medicación y una semanita sin ella.

 

No te puede estar pasando esto a ti.

Miras estupefacto a la farmacéutica que te da el antigripal, la vitamina C y los probióticos. Te lo llevas todo.

Esto tiene que acabar ya.

 

“Pues esto es solo el comienzo”, te dice.

“Mucho reposo, líquidos, zumos y esperar con paciencia”

 

Antes de ir a casa te arrastras al super y compras pollo, naranjas y verduras, que te han dicho que son muy buenas.

 

Y ahí estás en casa, con el paquete de Kleenex en la mano y pensando si los remedios de la abuela serán buenos de verdad.

 

Caldo de pollo y zumo. Verdad o leyenda urbana.

 

Pues es verdad. Las abuelas son muy sabias. Por eso son abuelas.

 

Cuando tienes gripe, tu cuerpo lucha contra el virus Influenza. Para ello emplea todo su arsenal:

 

  1.  Sube la temperatura para que el virus no esté cómodo y no se propague.
  2.  Aumenta la producción de células inmunitarias.
  3.  Las defensas destruyen las células infectadas.

 

Y para que todo funcione bien, tienes que darle al cuerpo lo que necesita:

  1. Líquidos para reponer los que pierdes con la fiebre,  eliminar los desechos que se forman en la batalla y ayudar a fluidificar el moco.
  2. Proteínas para formar células nuevas, ese ejército que lucha contra el mal, como en Mordor.
  3. Antioxidantes para contrarrestar todas las toxinas que se van generando al eliminar las células infectadas.

 

Y allí están al rescate el caldo de pollo con sus líquidos y proteínas y los zumos con sus vitaminas antioxidantes.

 

¿Qué alimentos tengo que tomar entonces si tengo gripe?

 

En general hay que tener una alimentación equilibrada siempre. Ten en cuenta que tu organismo está sometido a estrés y necesita reponerse a gran velocidad.

Aunque no tengas hambre, te tienes que alimentar. Te va a venir muy bien un buen caldo de pollo y zumos naturales de frutas y verduras. También las infusiones con canela, jengibre o grindelia serán un gran aliado.

Lo que no debería faltar es:

 

1.- Frutas y verduras: te aportan elementos antioxidantes como vitaminas A y E, ácido fólico y carotenoides. Son especialmente interesantes los tomates, zanahoria, verduras de hoja verde oscuro (espinaca, canónigos, perejil), brócoli, repollo, puerro o cebolla. Como frutas los cítricos, piña, fresa, papaya, granada o kiwi.

2.- Alimentos proteicos bajos en grasa: carnes blancas, pescado, huevos, cereales integrales y legumbres. Te aportarán las proteínas que necesitas.

3.- Líquidos: Al menos dos litros al día. Agua, zumos, infusiones con jengibre, canela o tomillo (mejor

an tu sistema inmunitario).

4.- Miel: te ayuda con la irritación de garganta y aumenta tus defensas.

5.- Frutos secos: aportan energía y ácido fítico, que es un buen antioxidante

 

¿Por qué me tengo que tomar los probióticos y la vitamina C?

 

Los probióticos son bacterias beneficiosas para tu salud que mejoran la flora intestinal y aumentan tus defensas. Cuando estás en medio de un proceso gripal, tus defensas bajan, y tienes que ayudarlas reponiendo la microbiota intestinal.

La vitamina C presente en frutas y verduras, te ayudará a encontrarte mejor, pero cuando tienes gripe o resfriado, no suele ser suficiente. Los complementos de vitamina C te ayudan a tener menos cansancio y más energía.

 

Un menú fácil para un día de gripe

 

Procura tomar las cinco comidas para tener energía.
El tamaño de las raciones que no sea muy grande para no sobrecargar tu organismo.

Desayuno:

Zumo verde de espinacas, manzana, limón y jengibre.
Bebida de avena con miel, cereales integrales y nueces.
Infusión de grindelia y helicriso (Grintus).
Media mañana:

Infusión de tomillo.
2Kiwis.

Comida:

Sopa de pollo y verduras o solo el caldo si no tienes mucho hambre.
Salmón en papillote con verduritas.
Zumo de naranja natural.

Merienda:

Infusión de manzanilla con miel.
Mandarinas.

Cena:

Caldo vegetal natural.
Ensalada templada de quinoa, brócoli, brotes verdes y granada.
Frutos secos con miel.
Infusión de melisa.

 

Un buen plan para un día de gripe

 

Cuando estás en todo el ajetreo diario quieres tener un día libre en casa, pero esto no es lo que habías planeado.

Así que ármate de paciencia, pañuelos de papel, tu vaso con zumo natural y buena música.

 

Mejórate pronto.

 

Seguro que tú tienes tus propios trucos anti-gripe
¿Qué remedios caseros son los que usas en tu familia?
¿Qué haces para sobrellevar mejor tu día de gripe?

 

FOTOS Unsplash,  PEXELS, www.taste.com.au

Un comentario sobre “¿Qué debo comer si tengo gripe?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*