Las claves para entender el etiquetado de los alimentos.

Descifrar el etiquetado de los alimentos requiere poco menos que una clase magistral.

Está regulado por diferentes normativas a nivel europeo y nacional que, aunque abarcan muchísimos aspectos para la protección del consumidor, no alcanzan a todo.

 

Las empresas alimentarias buscan la manera de vender más sus productos y sortean con mucho ingenio estas limitaciones.

Las técnicas de marketing que emplean pueden hacer entender al consumidor que un producto va a mejorar su salud cardiovascular o le va a ayudar a adelgazar sin decirlo en realidad.

Como consumidores debemos estar atentos a esta información de los etiquetados y aprender a diferenciar los datos que son realmente relevantes de los que son meramente publicitarios.

Vamos a ver qué puede aparecer en el etiquetado

 

Composición nutricional

Es de obligado cumplimiento.

Nos informa de los ingredientes que forman parte del alimento que vamos a consumir así como de la composición porcentual de marcronutrientes (hidratos de carbono, grasas, proteínas), contenido en alcohol (si es mayor a 1,2%)…

* Alérgenos: listado cerrado de 14 alérgenos, no informa de otros más.

* Origen de la materia prima.

* Tipo de aceite

* Contenido en sal

* Otros.

 

Declaraciones nutricionales

Son aquellas que hacen referencia a las propiedades nutricionales beneficiosas del alimento.

Serían por ejemplo: “sin sal”,
“sin azúcares añadidos”,
“sin grasas saturadas”

Las declaraciones nutricionales
permitidas están incluidas en el
Anexo del  REGLAMENTO (CE)
No 1924/2006 DEL PARLAMENTO
EUROPEO Y DEL CONSEJO
de 20 de diciembre de 2006.

 

Está permitido un número limitado de declaraciones nutricionales y tienen que cumplir unas condiciones determinadas para poderlo incluir en el etiquetado.

Por ejemplo solamente podrá declararse que un alimento no contiene sodio o sal, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto no contiene más de 0,005 g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100 g.

 

Declaraciones de propiedades saludables

Una declaración de propiedades saludables es aquella que manifiesta un beneficio para la salud que se obtiene por el consumo de determinado alimento.

Por ejemplo “ayuda al
normal funcionamiento
del corazón”.

Su aparición en embalaje
y publicidad está regulada
y es obligatoria su autorización
según la normativa europea.

 

En resumen

La aparición en los envases y publicidad de declaraciones nutricionales y de propiedades saludables es un medio muy usado por la industria alimentaria para mejorar el prestigio de sus marcas.

Pero como ya sabemos tiene truco:
enriquecer con vitaminas para
poderlas incluir en el
etiquetado, declarar que un
alimento no tiene colesterol
cuando, de manera natural
jamás lo contiene y otras
son ejemplos de ello.

Lee con detenimiento los envases y escucha atentamente la publicidad.

Para comprar con seguridad
debes desarrollar una
visión crítica ante lo que
te dicen los etiquetados.
Si lo haces, podrás elegir
si incorporar en tu alimentación
o no, los productos que desees
sabiendo lo que te llevas a la boca.

Está en tu mano

 

Normativas vigentes al escribir este artículo.

* REGLAMENTO (CE) No 1924/2006 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 20 de diciembre de 2006.

* REGLAMENTO (UE) N o 1169/2011 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 25 de octubre de 2011

Y tú, te apañas con los etiquetados.

¿Qué sorpresas te has llevado?

Si tienes alguna duda, comenta y lo hablamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*