Encuentra la diferencia entre enfermedad celiaca y otras reacciones adversas a cereales.

¿Cuántas personas te han dicho que ahora no toman gluten? Quizás tú mismo seas una de esas personas.

Pero ¿esta decisión está basada en un planteamiento científico? ¿Ético? ¿Por moda?

 

Hoy te quiero mostrar los tipos de reacciones adversas relacionadas con el consumo de trigo y cereales y que pueden justificar, desde un punto de vista científico, la decisión de no tomar un alimento que ha sido básico en nuestra cultura desde hace siglos.

 

Vamos a ver el planteamiento científico del tema. Otro tipo de discusiones quedan fuera de nuestro ámbito.

 

Vamos a empezar por recordar qué es el gluten y de dónde viene.

 

El trigo es uno de los tres cultivos más importantes en  mundo, junto con el maíz y el arroz.

Aproximadamente 600 millones de toneladas se cosechan anualmente sobre una extensa área geográfica, desde Escandinavia a Argentina, incluyendo elevaciones más altas en los trópicos.

 

España está entre los 20 mayores productores de trigo del mundo.

La capacidad de dar buenas cosechas en climas y lugares muy diferentes es uno de los factores que ha contribuido al éxito del trigo.

Pero la razón más importante ha sido las propiedades únicas de la masa de trigo que permiten procesarla en una enorme variedad de productos alimenticios, especialmente pan, otros productos horneados y pastas.

 

Estas propiedades se conocen como viscoelasticidad, que tiene que tener el equilibrio justo entre la extensibilidad y la elasticidad para determinar la calidad del uso final de esa masa. Por ejemplo, se requieren pastas altamente elásticas (“fuertes”) para hacer pan, pero se demandan masas extensibles para hacer pasteles y galletas.

 

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales (trigo, cebada, centeno, espelta, triticale y posiblemente avena) combinada con almidón. Representa un 80% de las proteínas del trigo y está compuesta de gliadina y glutenina.

El gluten es el responsable de la elasticidad de la masa de harina, y confiere la consistencia elástica y esponjosa de los panes y masas horneadas.

 

¿Es lo mismo hablar de gluten que de proteínas del trigo?

 

No es lo mismo. No todas las proteínas presentes en los cereales son gluten.

 

Tenemos el gluten y prolaminas relacionadas.

Estas proteínas que se encuentra en el trigo, centeno y cebada y los demás cereales.

Los humanos no tenemos la capacidad de lograr su digestión completa, y las enzimas intestinales solo logran dividirlas hasta moléculas más pequeñas pero que mantienen sus propiedades potencialmente dañinas para el cuerpo.

En individuos genéticamente predispuestos, estas moléculas pueden atravesar la barrera más superficial del intestino y alcanzar capas más internas donde pueden  activar el sistema inmunitario.

En esta situación provocan la liberación de sustancias implicadas en la inflamación desde las células de defensa.

 

También intervienen en procesos alérgicos.

 

Las patologías que en la actualidad se ha demostrado estar relacionadas con el consumo de trigo y otras gramíneas son:

 

  • La enfermedad celiaca.
  • La alergia.
  • La sensibilidad no celiaca.

 

Vamos a repasar cuales son las diferencias entre ellas.

 

La enfermedad celiaca.

 

Es una enfermedad sistémica (afecta a todo el organismo)

de mecanismo inmunológico (está implicado el sistema inmunitario-sistema de defensa),

provocada por el gluten y prolaminas (proteínas de cereales),

en individuos genéticamente susceptibles (tienen una predisposición genética),

y se caracteriza por la presencia de una combinación variable de:

 

  • Manifestaciones clínicas dependientes del gluten.
  • Presencia en sangre de anticuerpos específicos de Enfermedad Celiaca.
  • Presencia de genes tipo HLA DQ2 o DQ8.
  • Patología intestinal.

 

Pueden presentarse síntomas o no.

 

En caso de presentar sintomatología puede tener:

  • Síntomas gastrointestinales: diarrea, malabsorción…
  • Síntomas sistémicos: astenia (cansancio), fallo de crecimiento, síntomas neurológicos, dermatitis, anemia ferropénica, cefaleas…

 

Alergia al trigo y otros cereales.

 

Se debe a una respuesta repuesta inmunológica que depende de un anticuerpo de tipo IgE.

Se produce frente a los antígenos que presenta el cereal en concreto, no solo al gluten.

Es mucho menos habitual que las otras dos.

 

Los síntomas suelen aparecer no más de 2 horas después de la ingesta del alimento y no suele ser difícil establecer una relación con el alimento que la produce.

 

 

Tiene una sintomatología:

  • De tipo respiratorio: como rinitis y asma bronquial.
  • De la piel y el tejido subcutáneo: como las urticarias, las dermatitis atópicas y los eczemas.
  • De tipo gastrointestinal: como reacciones en la boca, dolor abdominal, diarreas y vómitos.
  • De tipo cardiovascular: como shock anafiláctico, fallo cardíaco e hipotensión.

 

La sensibiliad no celiaca a trigo y otros cereales.

 

Se debe a una reacción inmunológica celular, donde no está implicada la IgE como en la alergia y que tiene manifestaciones de acumulación de histamina en el organismo.,

 

Presenta síntomas:

  •  Intestinales: estreñimiento, diarrea, hinchazón abdominal…
  •  Sistémicos como cefaleas, dolores musculares, cansancio, hinchazón o sobrepeso.

 

Se ha relacionado con fibromialgia y síndrome de intestino irritable.

 

En los tres casos que hemos visto, los síntomas son muy parecidos.

 

Para diferenciarlos hay que ACUDIR A UN ESPECIALISTA que, además de la sintomatología puede recomendar las siguientes pruebas diagnósticas:

 

  •  Prick test: prueba para alergia que consiste a grandes rasgos en poner el alérgeno en la piel y ver la reacción que provoca.
  •  Análisis de sangre para determinar:
    •  Ig E frente al alimento.
    •  Anticuerpos antigliadina.
    •  Anticuerpos antiendomisio.
    •  Anticuerpos antitransglutaminasa tisular.
  •  Test de Medición de histamina: para determinar sensibilidad no celiaca.
  •  Biopsia intestinal.

 

Es importante diferenciar ante qué Reacción Adversa a Alimentos nos encontramos, ya que el pronóstico y las complicaciones asociadas al cuadro son diferentes.

 

Aunque una reacción alérgica puede tener consecuencias muy graves a corto plazo como anafilaxia, el deterioro de la pared intestinal asociado a la enfermedad celiaca o la alteración de la permeabilidad intestinal que se relaciona con la sensibilidad no celiaca mediada por células son de gran importancia a medio y largo plazo.

 

Tratamiento.

 

  • El tratamiento consiste en la exclusión total del gluten en la enfermedad celiaca.

 

  • Una dieta libre de trigo y otras gramíneas en la sensibilidad no celiaca.

 

  • Una ausencia total del alimento al que se presenta alergia en el caso de presentarla.

 

Hay que tener en cuenta que, en los dos últimos casos, se pueden producir reacciones a otros cereales parecidos (reacciones cruzadas) y que hay que valorar individualmente a cada paciente.

 

Entonces, ante la pregunta de si dejo de tomar gluten o no, pues bien, desde el punto de vista de la patología nutricional, solo se justifica en los casos que hemos visto.

 

Aún queda mucho por investigar, y cada poco tiempo tenemos nuevas publicaciones al respecto.

 

Te animo a seguir leyendo sobre ello de fuentes científicas confiables.

 

FACE: Federación de Asociaciones de Celiacos de España

AEPNAA: Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex

SHC Medical. Unidad de Sensibilidad Central

CENTROSNUTRIFARMA Unidad clínica de nutrición en farmacia.

 

Y tú, ¿has dejado el gluten?

¿Por qué?

¿Cómo te encuentras?

Deja aquí debajo tu comentario y comparte con nosotros tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*