Cinco trucos para mantener tu peso en Navidad.

Ya están aquí, ya han llegado. Las comidas y cenas de las fiestas.

 

Las temes y las amas.

 

Yo ya tengo las mías aquí. Aunque ha costado mucho, este año por fin nos hemos puesto de acuerdo para quedar todo el grupo de la facultad: cañas con una el 28, comida-merienda-cena con la mayoría el 30 y otro día en febrero con el resto.

 

Al final lo hemos tenido que repartir en tres, pero este año hemos conseguido poner de acuerdo a todos.

 

Además he quedado con más amigos el miércoles, la semana que viene con otros. Y luego el 24, 25, 31 y 1. ¡Ah! Y los Reyes.

 

¿Quieres saber cómo te puedes apañar para no coger cinco kilos en estas tres semanas?

 

 

PRIMERO: tener claro el objetivo de la reunión.

 

Me imagino que como para mi, el objetivo es volver a verse, divertirse, celebrar un año más juntos.
El objetivo no es la comida.
Así que no vayas pensando en aprovechar para comer como si no hubiera un mañana.

Recuerda: ¿un día normal cenarías esa cantidad? Y no me vale lo de un día es un día, porque aquí es un día tras otro, tenlo presente.

 

 

SEGUNDO: La preparación.

 

Si llegas a la cena/comida con mucho hambre, vas a devorar lo que te pongan, porque encima estará todo buenísimo.

Toma la precaución de comer algo antes de salir de casa: un yogurt, una fruta, un pequeño sándwich.

 

TERCERO: Si puedes elegir lo que comer: elige con cabeza.

 

No siempre es posible, porque muchos menús son cerrados. Pero si puedes decidir, atento a estos consejos:

 

·         Entrantes: boquerones en vinagre, jamón, mariscos.

·         Primeros: sopas desgrasadas, ensaladas o verduras a la plancha o al vapor.

·         Segundos: mejor pescados, mariscos o aves antes que carnes grasas. Y la guarnición, verduras.

·         Postres: ¡qué dilema! Si te has pasado en los platos anteriores, dedícate a fruta, infusión o café. Si has comido platos saludables elige con cabeza el postre.

 

CUARTO: si ya está todo elegido, toma decisiones.

 

Aquí es donde tu super-poder de concienciación entra en funcionamiento a tope.

·         Entrantes: jamón, mariscos. Si no hay nada de eso, pica de uno de cada tres platos que te ofrezcan. Decide y evita sobre todo frituras y rebozados.

·         Primeros: no te tomes las salsas y las partes grasas.

·         Segundos: pregunta si puedes tomar guarnición de ensalada o verdura. No tomes la piel del pollo ni la parte grasa de las carnes. No mojes la salsa.

·         Postres: aquí sí que soy clara. Infusión, fruta o café. Ya te habrás pasado suficiente antes.

 

QUINTO: Las bebidas.

 

La mejor bebida es el agua. Siempre.

Si vas a tomar cualquier otra cosa, alterna dos vasos de agua por uno de otra bebida.

 

UNOS ÚLTIMOS CONSEJOS:

 

·         Mastica despacio. Así se, por un lado se va a digerir mejor y además, como tardas más en comer, vas a comer menos cantidad.

·         El alcohol, cuanto menos mejor. La mejor bebida es el agua. Recuerda que, además de no tener ninguna función nutricional, el alcohol aporta 7 Kcal por cada gramo.

·         Come ligero todos los días de estas semanas. No es una cuestión de “compensar”, es una buena costumbre en general. Si no tienes un gasto energético por tu actividad que justifique unas comidas calóricas, por lo menos reduce el ritmo el resto de la semana.

·         No te saltes las comidas anteriores a la “cena de fiesta”. Si lo haces, llegarás con más hambre. Come ligero, pero come.

 

Y mi mejor consejo para las comidas de las fiestas: disfruta de la compañía. Ríe, comparte y celebra un año más todos juntos.

 

Y tú, ¿qué haces para no pasarte en las comidas de empresa?

¿Cuáles son tus mejores trucos?

Cuéntanoslo en los comentarios o consúltame si tienes alguna duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*